La Habana, Día 1: 28/04/13

Cual bloguero de viajes experto, parto escribiendo en mi nuevo iPad sobre mis aventuras en La Habana. Tengo a Alexis, uno de los reporteros de Chilevisión que me siguió por la Cuba mientras grababa, a un lado y al jefe de marca unos asientos más adelante y vamos en el vuelo de vuelta a Chile desde Cuba. Quiero compartir un poco la experiencia increíble que tuve esta semana recorriendo La Habana en formato de bitácora partiendo por el día 1: el domingo 28 de abril. En los próximos días voy a terminar de escribir el resto y los voy a subir a medida que estén listos.

Havana Club Gap Year Competition

A través de facebook, Havana Club Internacional con la ayuda de los publicistas especialistas en social media M&C Saatchi, lanzaron en enero una competencia pública por un viaje de 12 meses por 12 países con todo pagado. Para concursar solo bastaba subir a facebook video de máximo un minuto de duración contestando la pregunta ¿qué tres cosas dejarías en tu país si te ganaras el año sabático y qué tres cosas dejarías?

Como el premio final me pareció suficientemente motivante, filmé el video con la ayuda de mi familia,  lo subí el 10 de febrero y se lo hice saber a todos los que pude. Los 5 videos más votados pasarían a una próxima etapa de entrevistas donde evaluarían a los creadores de los videos y sus motivaciones para ganar. En esa fase de selección elegirían a uno para participar en La Habana contra los finalistas de todo el mundo.

Con la ayuda de mi familia y amigos, el video tuvo 345 votos haciéndome clasificar a la fase de entrevistas y, como mi encantadora personalidad caía dentro del perfil que buscaban, salí seleccionado para representar a Chile en La Habana. Esto significaba que en menos de un mes (el 28 de abril) tendría que ir a Cuba a competir contra los creadores  de los videos más votados de todo el mundo y eso me ponía muuuy nervioso y ansioso. En Cuba tendría que hacer un video corto que pusiera a prueba mi capacidad de transmitir con pocos recursos el espíritu de una ciudad. Después de todo el ganador tendría que manejar un blog de Havana Club y contar semanalmente con videos y fotos cómo va el viaje final.

Los de Havana Club Chile me contaron del estilo de vida que tendría si ganaba la competencia; el ganador se quedaría un mes en cada uno de las siguientes ciudades: La Habana, Londres, Barcelona, Berlín, Toronto, Tokyo, Melbourne, Rio, Valparaíso, Buenos Aires, París y Moscú. Todos los gastos de transporte estarían pagados y sería obligado por contrato a pasarlo excelente y a gastar 2000 euros mensuales en actividades memorables y en comida. Tendría que grabar un video de dos a tres minutos grabado con un iPad mini y editado en el iMovie que viene instalado. En el briefing de bienvenida nos darían más información.

La preparación del viaje hizo que me fuera cayendo la teja de a poco de que existía verdaderamente la posibilidad de ganarme este medio premio. Cada trámite me hacía pensar que esto podría convertirse en algo real: el seguro médico, la visa, el itinerario, los pasajes, etc., me ponían más presión para pensar bien en la creación de un buen video que demuestre los valores de la marca de ron y que retrate el verdadero espíritu de La Habana. Como no había estado nunca en Cuba, convoqué a la prestigiosa CCTBW, más conocida como la Comisión Creativa del Team Benjamín Wilson® para que me dieran ideas de qué incluir en un video. No pudo haber sido más útil. Además de esa asesoría conformada por la Amalia, amigos y hermanos, investigaba en internet cada vez que tenía tiempo tips que me pudieran ayudar en la edición del video final. Investigaba también a los jueces y a mi competencia a medida que los iban anunciando y agregué a Facebook a todos los que encontré para hacer un grupo de los participantes para que contemos quiénes éramos. Fui capaz de encontrar solo a ocho de los 18 finalistas pero resultó ser muy útil porque cada uno contaba quién era y así nos pudimos reconocer al tiro cuando nos encontramos en Cuba y ya sabíamos qué hacía cada uno con su vida.

Después de una larga espera, como diría Rafiki, llegó la hora. La Amalia (mi polola), Seba (mi hermano y autoproclamado asesor de imagen) y la Pai (mi prima) me fueron a dejar la noche del sábado 27 porque mi vuelo partía a la 1 am del domingo.

BI6cpQaCUAAo_tL

La barra en el aeropuerto con el célebre #vamosbenja

Domingo 28 de abril

El viaje de ida fue muy agradable y abundante en desayunos: el primero fue muy rico de panqueques con syrup, el segundo desayuno consistió en dos rollos de canela del Cinnabon (misma marca de rollos de canela que NO ABRE NUNCA EN EL COSTANERA) que encontré en la parada de escala en Panamá y el tercer desayuno fue otro de panqueques con syrup. La verdad es que no des-ayuné ninguna vez porque nunca ayuné. En fin, llegué a La Habana el domingo a medio día.

Me recibió en el aeropuerto Juan Carlos (“con el mismo nombre del rey pero con menos lujos” en sus palabras) con un letrero que decía “finalists Gap Year”. Yo me acerqué y después de hablar un rato me llevó a un taxi que me trasladaría al Hotel Parque Central. Fue en ese taxi cuando conocí al primer Ariel que me ayudaría a llegar muy lejos en la competencia mundial. Mientras viajábamos los 20 kms de trayecto del aeropuerto al hotel hablábamos de mi razón del viaje y de su cultura cubana interrumpidos solo por gritos míos de asombro cada 3 segundos por los autos antiguos espectaculares que nos acompañaban. Le conté que me encontraba en Cuba participando por este medio premio y que para ganarlo solo necesitaba hacer un buen video mostrando la verdadera “esencia de La Habana”. Bastó decirle eso para que se largara a hablar con su acento cubano cantado de su interpretación del Habanero de verdad y apenas alcancé a sacar mi croquera para tomar notas:

“la esencia del cubano es su simpatía. No importa que no tenga comida o casa, siempre serán simpáticos. A todo le saca un chiste y si no hay chiste que sacarle le saca una canción. A cualquiera le puede pasar algo malo y a todos les pasa. Lo importante es saber cómo dar con la mejor cara para cada problema: a cualquiera se le muere un tío!

Por eso yo siempre digo: Problemas risas. Más problemas, más risas!”

Con ese discurso motivacional de película, y después de que Ariel el chofer tuviera una conversación de auto a auto en plena carretera sobre el rico desayuno que tuvo en la mañana con el taxista del Buick del 52′ que iba al lado nuestro, llegamos a la plaza central y me dejó en la puerta del hotel. En la recepción del lujosísimo edificio me dijeron que la pieza no estaría lista hasta pasadas las 4, es decir en poco más de 3 horas. Así que dejé la maleta en custodia y partí a conocer los alrededores. Ahí me di cuenta que mi pinta de turista crónico no me hace pasar inadvertido y que los cubanos tratando de hablar en idioma turista solo saben decir taxitaxitaxi look taxitaxi my friend!

En cuanto esquivé por una cuadra entera a los choferes de bicitaxis di unas cuantas vueltas a las manzanas cercanas al hotel y terminé almorzando en la terraza con una vista increíble del hotel vecino, con mozo personal (porque no había nadie más) y con una vista privilegiada al capitolio. Un dato curioso del capitolio: es una copia idéntica al de Washington pero más alta. Lo divertido es que la variación varía según quien cuenta el dato pero estoy seguro que va entre los 2mm y los 8 metros.

Viendo caminar e interactuar a los cubanos desde el piso 8 no es exactamente ver la verdadera Cuba así que me terminé el arroz con pollo y mi primer mojito del viaje y partí a sentarme a la plaza central. Desde esa banca sí que me acerqué a una Cuba más auténtica. Me senté al lado izquierdo de Onelio el confitero, un señor de 70 años que miraba el horizonte con una desesperanza que se le notaba en la forma de sentarse y después de como media hora de silencio le pregunté qué significaba unas siglas que estaban en la fachada del edificio al otro lado de la calle Prado. Me respondió con unas palabras que parecían que le pesaran por lo cansadas que sonaban que ésa era una central de sindicatos pesquera. Quería saber más pero empezó a divagar y no pude retomar esa parte de la conversación. No importó mucho porque pasó a contar parte de su vida en voz alta, de cómo la vida en Cuba era muy difícil, donde la policía te cobraba impuestos por todo y te ponían problemas por hacer lo que fuera y eso me interesaba muchísimo. A él la vida lo había tratado muy mal, no tenía un peso como la mayoría de la gente con que hablé y era el primer cubano triste que me tocó conocer. El primero y único. Le pregunté si podíamos tocar el tema de la política y de los cambios que habían estado sucediendo desde la baja de Fidel hace cuatro años o si era demasiado delicado tocar el tema. Onelio miró a mi izquierda a un señor con bigote que estaba sentado a mi lado y me contestó que prefería no hablar de eso.

El de bigote era el segundo Ariel que me ayudó y terminó siendo un gran actor para mi video, casi tan bueno como su señora. Ariel intervino y dijo: si le dices a un policía que estás en contra de la revolución te metes en un lío, pero entre nosotros podemos hablar con completa libertad! Yo me giré a la izquierda y Onelio se puso de pie decidiendo que su descanso había terminado. Me dio la mano con una sonrisa sincera y se fue dejándome solo con Ariel el del bigote. La próxima conversación se alargó por más de tres horas y fueron interviniendo con risas y comentarios cortos varias personas que decidían usar el espacio intermitentemente vacío a mi derecha. Hablamos de la religión, de la economía, del turismo, de la situación real de la mayoría de los habaneros, del efecto del embargo de los Estados Unidos, de su relación con los soviéticos, de la educación, del karma y la reencarnación, de los poetas de nuestros respectivos países y finalmente me llevó a su casa a mostrarme su orgullosa colección de libros. Era cultísimo, muy curioso y estaba ansioso por mostrarme todas sus pocas pero valiosas pertenencias. Me introdujo a su señora Rosita y resultó ser incluso más interesante que Ariel: declamaba con una pasión desgarradora los versos de José Martí (que conocí gracias a ellos), cantaba con un grupo de coro “somos el mundo, somos los niños”, versión en español de la canción de Michael Jackson y en su tiempo libre pintaba en una tienda para vender cuadros a turistas.

Me fui al hotel porque ya eran como las 7 y mi pieza del ahora incluso más lujoso hotel estaba lista. Me dieron la pieza 438 y era gigante! Me esperaba en un escritorio un paquete de bienvenida con una polera negra con los nombres de todos los participantes y el itinerario mío, de las entrevistas con la prensa internacional (lo que me puso muy nervioso) y de las presentaciones a los jurados. Había también en el paquete un ron de 7 años, unas instrucciones de cómo editar videos en el iPad y unas notas de lo que se venía en la semana. Me duché y partí a a la terraza al cocktail de bienvenida que salía en el papel que había leído recién. Allá debieran estar todos los organizadores y los finalistas.

Nos recibieron oficialmente a las 8 de la tarde con un cocktail de bienvenida y una comida en la terraza del mejor hotel de Cuba. Desde el principio Saatchi, los publicistas organizadores, dejaron clarísimo que la semana andaría como reloj y que nos tratarían como rockstars. Lo estaban demostrando bien con la ida a buscar personal al aeropuerto, el ron y otros regalos de bienvenida en la pieza (gigante) privada y la vista increíble de la terraza. Puros detalles que suman una experiencia impecablemente organizada.

Mis 17 compañeros finalistas eran de lo más variados que hay en todos los sentidos posibles: el rango de edad iba de los 20 del griego Stamatis hasta los 37 del ucraniano Sergii. Solo por la imagen que me iba formando de cada uno en facebook me los imaginaba a todos dignos de conocer pero al conversar con ellos en vivo me di cuenta de lo rara de la situación y de lo poco común que es ver gente así de distinta con pasiones e intereses tan parecidos. Como es natural, conocí mucho más rápido a los hispanohablantes (Natalia de España y Julián de Colombia) y a los que se acercaban a mi edad (Indrek de Estonia, Stamatis, Patrick de Dinamarca, Lenkee de Bélgica, Legia de Portugal y  Evi de Chipre). Después, y muy naturalmente, terminamos todos hablando con todos fascinados por la situación en la que nos encontrábamos. Es impresionante como todos compartíamos la misma pasión por los viajes, las fotos y los videos. Todo este evento en la terraza fue vastamente registrado por el equipo de fotógrafos y camarógrafos ingleses de Saatchi y nos dijeron que nos seguirían a donde fuéramos los próximos días así que que nos acostumbráramos a las cámaras no más. Esta vida de fama y eventos sociales no es para cualquiera, ok?

Después y aunque ya era tarde, partimos todos en patota al Malecón que estaba como a 15 minutos caminando y en esa caminata nos seguimos conociendo. Hablé con Nicolai de Bulgaria, el brand manager de la marca en su país y resultó tener un blog de sátira política que ahora es exitoso como el the Clinic. Conocí a Calan de Canadá y me contó que tiene una página y que es un life coach y que ha cantado con Sarah Mclachlan. Hablé un poco con el misterioso participante de Ucrania que no logré descifrar pero resultó ser my alegre dentro de su indescifrabilidad. La gente estaba demostrando ser muy agradable y me dieron ganas de hablar con todos pero ya tendría tiempo en la semana para conocer al resto de los finalistas.

Yo ya iba casi por las 24 horas despierto y no era ni el lunes de la que sería una de las semanas más cansadoras e intensas de mi vida. Eran casi las 2 am y el próximo día a las 10 sería en briefing en donde nos darían oficialmente el encargo del video y nos darían detalles de lo que esperan de nosotros en la semana así que partimos en grupo al hotel porque estábamos todos muy cansados por nuestros viajes desde todas partes. Todavía no podía creer en donde estaba y lo que estaba haciendo cuando caí muerto en mi cama más ancha que larga.

credit: richard Heald

Recién el jueves sabríamos quién se iba a llevar el premio más grande. foto: Richard Heald

Etiquetado con: , ,
Publicado en La Habana

El Cielo es el Límite

 

Es increíble cómo los artistas tienen una capacidad de ver el mundo con otros ojos. Cuando el artista francés Thomas Lamadieu se encuentra con un panorama de edificios altos, al subir la cabeza, no mira ni la arquitectura ni el cielo. Él ve  un mundo infinito de posibilidades fantásticas que esperan ser dibujadas en los intersticios. Con este genial y muy simple trabajo, Lamadieu nos invita a usar la imaginación y ver la vida desde un punto de vista más infantil. Les dejo una selección de su serie de fotos llamada Sky Art.

 

Publicado en De Todo

Nueva York, Día 15: 06/08

Últimas horas del mejor viaje de nuestras vidas

Nos despertamos temprano porque teníamos mucho –mucho- que hacer, y teníamos que estar en el aeropuerto como a las 4:30, lo que significaba salir por lo menos a las 3. Dejamos nuestro desastre des-organizado tal como estaba y como despedida de nuestro viaje y de la vida gringa fuimos a desayudar al IHOP: International House of Pancakes. Se trata de una cadena nacional promotora de la obesidad donde ofrecen todo tipo de panqueques a toda hora; una franquicia desalmada de ambientes inhóspitos en cuyo local, que queda en la 14, no se ve la luz del sol, pero que ofrece unos panqueques que comería en toda comida, todos los días. Nos pedimos una porción de niño (obeso/atómico) cada uno, que consistía en 4 panqueques gruesos con mucho syrup y crema. Los de Benja eran de canela y los míos tradicionales. En la mesa de al frente había una pareja de obesas mórbidas que se pidieron una porción normal cada una, además de extra crema. Hasta el último día, los hábitos alimenticios gringos no dejaron de sorprenderme. Leer más ›

Publicado en Viaje a Nueva York

Nueva York, Día 14: 05/08

A ocho meses de haber vuelto a Chile desde Nueva York, con la Amalia nos sacamos un pendiente de encima. Les dejo lo que empezó a escribir los dos últimos días del viaje y que nunca publicamos por falta de tiempo y porque pensábamos que pasó la vieja. Mejor tarde que nunca:

Nuestro penúltimo día.

Partimos temprano en bici rumbo a Harlem, prácticamente al otro lado de Manhattan, para ir a misa. No, no leyó usted mal: queríamos ir a misa para ver Gospel original. La misa era a las 11, pero nos demoramos en salir porque tuvimos que comprar una cadena y un candado, ya que las bicis no venían con cadenas propias. Salimos tipo 10:15 y subimos por la 6ta avenida, que tiene una vía de bicicleta ancha, como varias calles por acá. Llegamos al Central Park después de más o menos media hora pedaleando, y nos metimos para seguir subiendo, pero como el camino en el Central Park tiene muchas pendientes y es casi pura curva, nos dimos cuenta de que sería más eficiente subir por el lado. Nos fuimos a la octava y anduvimos por ahí, y pese a que no estábamos en el Central Park mismo, el camino fue precioso porque a nuestra derecha estaba el parque, y a nuestra izquierda el Upper West Side. Fue un muy buen paseo. Leer más ›

Publicado en Viaje a Nueva York

Así se Visten los Animales Cuando Van a Eventos Sociales

Como siempre, las series de fotos tienen un lugar especial en el Lego Amarillo; la siguiente se llama Zoo Portraits y la hizo el ingenioso fotografo español Yago Partal. Lo que hace es juntar las cabezas de animales con cuerpos de humanos y el resultado es genial! Está muy bien logrado el estilo que le da a cada animal: desde un lobo elegantísimo a un rinoceronte rudo. Les dejo una selección personal a continuación:

Etiquetado con:
Publicado en De Todo

[Minientrada] Life Drawing

Encontré excelente este video hecho por Wriggles & Robbins para promocionar las clases de dibujo en The Book Club:

Publicado en De Todo

¿Cómo Suena un LP de Hielo?

La banda sueca Shout Out Louds se inspiró en el invierno para grabar la canción Blue Ice en un formato muy especial. Si en vez de vinilo se usa hielo para hacer sonar la aguja del amplificador así es como suena:

Por otro lado, y siguiendo con las formas alternativas de grabar y escuchar música, así es como suena la canción Teardrop de Massive Attack interpetada por el DJ j.viewz en zanahoria, uvas, frutillas y berenjenas:

Publicado en De Todo
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 111 seguidores

%d personas les gusta esto: